Gálatas

Hno. Kyle Wilson
26 pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús. 27 Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de Cristo os habéis revestido.

Gálatas 3:26-27

Reseña por el Hno. Aaron Mayorga

Continuando con el estudio de Galatas, guiado por el hermano willson. Se estudió el capítulo 3 y recapitulamos los dos capítulos anteriores, cabe destacar que el tercer capítulo abarca mucha doctrina.

Recapitulando podemos recordar:

  1. Personas judías habían entrado en la iglesia y lo que querían enseñar es que el llegar al cielo no solamente era por la fe, sino que había que vivir como judíos. Iglesias que estaban en la verdad escuchaban las enseñanzas falsas y empezaron seguirlas.
  2. Pablo recuerda a las iglesias que el hombre no es salvo por las obras sino por la fe en jesucristo. Por cuánto por las obras de la ley nadie será justificado.

Del estudio podemos aprender:

  1. Uno es justificado por la fe y solamente por ello, no por las obras, no por las oraciones, no por seguir mandamientos. Esta verdad aplica desde Génesis hasta el final de la Biblia. Podemos ver que paso en el antiguo testamento con Abraham (versículos 6-11).
  2. La ley fue dada para que funcionase como ayo para todas las personas y quién quiera que esté bajo la ley, se encuentra bajo maldición porque es imposible seguirla por completo. Un ayo es una persona que instruye a los niños, en este caso la ley nos instruye de que no podemos hacer nada para salvarnos por nosotros mismos.
  3. Hacer caer a una persona o hermano es una falta muy grave tal como lo menciona Mateo 18:6. Esta sería una advertencia para los que en ese tiempo estaban enseñando doctrina falsa y aplica a los que en este tiempo la enseñan.
  4. La biblia nunca cambia y nunca cambiará, la única manera de ser justificado es creyéndole a Dios. Juan 3:36
  5. Cuando uno se aleja de la verdad o tiene dudas, es bueno recordar lo que Cristo hizo por mi.

En conclusión, la ley sirvió para establecer todo en maldición y Pablo aclara esto en este capítulo. Cuando el mundo religioso le dice que tiene que luchar para alcanzar algo es falso, en la carne humana mora el pecado. La salvación solamente se puede alcanzar por la fe y los Gálatas lo sabían, pero lo habían olvidado.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *