Con el capítulo 4 terminamos nuestro estudio en el libro de Rut. El cual contrasta grandemente con el capítulo 1 del mismo. Pudimos notar a tres varones en esta sesión (Elimelec, Fulano y Booz), de los cuales fue posible sustraer lo siguiente, referente a su carácter:
Elimelec

  • Impulsivo
  • Dudoso
  • Imprudente
  • Necio
  • Desobediente
Fulano

  • Impulsivo
  • Egoísta
  • Doble ánimo
  • Irresponsable
Booz

  • Noble y Bondadoso
  • Justo y Protector
  • Paciente y Honrado
  • Temeroso de Dios
  • Piadoso y dispuesto a sacrificarse
El deseo de Booz era proceder a redimir a Rut, de acuerdo a lo que Dios había establecido en su palabra, sabía que había un pariente más cercano que podía redimir a Rut; sin embargo, a pesar que Booz la amaba, estaba dispuesto a sacrificar su amor, con
tal de honrar a Dios y a la vez a quien más adelante se convertiría en su esposa.

La historia de Booz y Rut nos muestra la voluntad de Dios, manifestada a través de esta pareja, quienes sabían esperar y actuar en el tiempo del Señor. Ambos a pesar de proceder de mundos diferentes, de rasgos sociales diferentes, de estatus económicos diferentes; tenían en común: al mismo Dios, la misma pasión y devoción por honrar y servir a su Señor, con un carácter y convicción digno de ejemplo; esto fue justamente lo que hizo posible que ambos formasen un matrimonio que honra y da gloria a Dios.

Y así termina el libro, mostrándonos que esta pareja (Booz y Rut), sería los predecesores genealógicos de nuestro Salvador, el Señor Jesús. Booz y Rut engendraron a Obed, Obed engendró a Isaí, Isaí engendró a David (quien se convertiría en el rey de
Israel), y de David procede el linaje terrenal del Señor Jesús (Rut 4:21-22).

¡Cuán gratificante es ver la voluntad de Dios manifestada a través de sus siervos!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *