Por la gracia del Señor, hemos podido contemplar en nuestros corazones el gran misterio de la piedad, ‘Dios fue manifestado en Carne’. Estamos ahora en estos momentos viendo el anochecer del 2017 y el amanecer de un nuevo año, 2018! Jeremías nos recordó que es por las misericordias del Señor q no hemos sido consumidos – Nuevas son sus misericordias cada mañana! Que nos traerá estos 12 meses por venir? Salud o enfermedad? Prosperidad económica o pobreza? Acercamiento con el Amado Salvador o enfriamiento? Enfoque terrenal o un anhelo ardiente por su venida y su gloria eterna? Sabemos que el Anciano de días permanece inmutable. Sabemos que Aquel que habita la eternidad nos ha amado con un amor eterno. Sabemos que Jesucristo, El mismo ayer, hoy, y para siempre… nos ha comprado con su sangre! Aunque no sabemos las alturas ni los valles que nos dará el 2018… Sabemos que los justos por la fe vivirá y que sin fe, pues es imposible agradar a Dios!

Les queremos mucho en el Señor! Deseamos que este nuevo año sea uno de autenticidad y profundidad en su relación con Jesús. Que el Espíritu Santo nos transforme cada día más a la imagen de su santo Hijo!

Un fuerte abrazo,
Mark, Brenda y familia